Central telefónica: 963 914 039 / 963 913 744
Galvanizado en Caliente

Galvanizado en Caliente

La galvanización es un procedimiento para recubrir metales de hierro/acero mediante su inmersión en un crisol de zinc fundido a 450 °C, con el objetivo evitar la oxidación y corrosión que el medio ambiente puede ocasionar sobre el hierro. Esta actividad representa aproximadamente el 50 % del consumo de zinc en el mundo y desde hace más de 150 años se ha ido afianzando como el procedimiento más fiable y económico de protección del hierro contra la corrosión.

El galvanizado en caliente es un proceso que no solo consiste en depositar unos pocos micrómetros de zinc en la superficie del acero. El recubrimiento de zinc se une metalúrgicamente de difusión entre el zinc y el hierro/acero a 450 °C. Al retirar el acero del baño, se han formado varias capas superficiales de aleación zinc-hierro en las que el zinc se ha solidificado. Estas diferentes capas de aleación son más duras que la base de acero y tienen un contenido de zinc cada vez mayor a medida que se aproximan a la superficie del recubrimiento.

TENEMOS LA POZA MÁS GRANDE DEL PERÚ

Con una extensión de 12.5 metros de largo que permite galvanizar grandes estructuras con la mejor calidad.

PROCESO DEL GALVANIZADO EN CALIENTE

Desengrase 

Es el primer baño de limpieza en el que se introduce el material a galvanizar, con el fin de eliminar la grasa.

Decapado

Tiene como objetivo eliminar las impurezas del material a galvanizar, como el óxido.

Enjuague

Consiste en eliminar rastro de ácido permanente del material decapado.

Fluxado

Su función es eliminar y disolver cualquier tipo de impurezas que queden sobre la superficie metálica, así como evitar que se forme nuevo oxido.

Secado

Se coloca en una cámara para secado con la finalidad de eliminar toda la humedad.

Galvanizado

Es la etapa donde se produce la galvanización propiamente dicha. En este caso, las piezas a galvanizar se sumergen en el baño de zinc fundido a una temperatura de 450 °C.

Enfriamiento

Inmersión de las piezas en agua con el fin de enfriar el material que fue galvanizado para poder ser manipulado.

CARACTERÍSTICAS DEL GALVANIZADO EN CALIENTE

Se garantiza un espesor de zinc muy superior al cincado electrolítico y también al galvanizado en caliente por proceso continuo (Sistema Sendzimir). El recubrimiento no es una capa superficial de zinc sino que constituye una verdadera aleación metalúrgica superficial con 3 capas de aleaciones Fe-Zn y la cuarta más externa de zinc puro. Las aleaciones (Fe-Zn), son más duras que el acero base, lo que significa que resisten muy bien golpes o rozaduras sin desprenderse.

La adecuada ventilación llega incluso a los rincones y al interior de las zonas huecas ya que obligatoriamente ha de penetrar el zinc en el interior, pues en caso contrario, las piezas flotarían en el zinc fundido. Los criterios de drenaje es una colaboración de nuestros técnicos, incluso en la fase de diseño útil, para conseguir un proceso de galvanización seguro y de buena calidad.

Es importante saber que la vida útil del material que conforma un material galvanizado está directamente relacionada con el espesor de la capa protectora de zinc que lo recubre. El proceso elegido por Industrias del Zinc, deposita sobre el acero una capa protectora de zinc cuyo espesor ronda los 130-150 micras en ambas caras equivalente a unos 1.000 gr/m2, lo que garantiza una protección anticorrosiva por más de 30 años, con costo de mantenimiento muy bajo.